26 junio 2014

Pequeños chachitos.

El catálogo de H&M Niños no tiene desperdicio. Es un desfile de chachos diminutos, con sus camisetitas de tirantes, sus pequeñas gorras grandes y absurdas, sus melenas de querubín engominadas y de punta. ¡Angelitos! ¡No hay derecho! Parece la cantera de Jersey Shore.


Supongo que el público objetivo de semejante despropósito serán los chonis con descendencia, deseosos de vestir a sus criaturas a su terrible imagen y semejanza. Echarán en falta las circonitas king size para decorar sus minúsculos lóbulos –imprescindible pendientes en ambos- y unas calcomanías en forma de tribal. Y ya los tenemos, clavaditos a papá.


Sinceramente creo que, con tanta horterada, H&M está perdiendo una preciosa oportunidad para vendernos prendas hoy y, sobre todo, para que volvamos mañana.
A lo mejor, si fuera la madre de los hijos de Eminem o 50 Cent, estallaría de júbilo al entrar por la puerta. Aunque, pensándolo detenidamente, ni siquiera en ese caso podría; mi posición de rapera consorte me obligaría a ir a tiendas con mucha clase y terriblemente caras como D&G. Allí sí encontraría ropa como la de papá pero en talla 2-3 años. Y ya que estamos de shopping, póngame quilo y medio de cadena de oro y un colgantito de diamantes de 450 grs, por favor.
También podría darse el caso de que, tras mi paso por MYHYV, encontrara el amor verdadero. Llevados por la pasión, engendraríamos una criatura fruto del romanticismo. Pero los paseos por las discotecas, al igual que nuestra relación, se acabarían y nos veríamos obligados a ataviar a nuestro retoño de hortera low cost. En esta terrible situación, H&M nos estaría haciendo un enorme favor con tanta visera gigante, camisetas escotadas o sudaderas sin mangas y animal print. Aunque dudo mucho que el mercado de tronista acabado con descendencia sea tan amplio como para justificar los esfuerzos de una multinacional sueca de la moda.


Pero, en honor a la verdad, diré que los árboles no nos dejan ver el bosque. Soy gran consumidora -y fan- de H&M; no sólo para mí, sino también para mi hijo. Tiene 4 años y viste normal y corriente (en realidad, va siempre súper mono). Definitivamente, es posible comprar ropa de niño. Hay que concentrarse, buscar y entonces verás aparecer aquello que necesitabas: camisetas con mangas –corta o larga-, camisas lisas o de rayas (verticales, claro), playeras, bermudas, una gorra para la playa, un jersey. Está ahí, escondido entre todos esos looks poligoneros.



¿Por qué no centrarse en todas las posibilidades que tienen para vestir a tu hijo sin ninguna clase de pretensión? Están tan guapos vestidos normales.

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¿Les depilarán las cejitas chiquititas?

      Eliminar
  2. ademas parecen mas listos y mas simpaticos, cuando van de niños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y tanto que sí! Dan hasta penita disfrazados de adultos.

      Eliminar
  3. Ese rollito con un toque macarril no mola nada para unos niños tan pequeños. Van como de perdona vidas o el clásico chulo piscinas.
    Ese aire de prepotencia es lo último que tiendría que transmitir un niño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece demasiado pretencioso, estudiado. Un niño no es nada de eso, es espontaneidad, ensuciarse y romper la ropa, son punteras desgastadas de frenar la bici y rodillas magulladas.

      Eliminar
  4. Tu lo has dicho, están tan guapos vestidos normales... Flipo con las fotos de mini tronistas, que horror un niño sin mangas. J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué será lo próximo, calcomanías tipo tatoo tribal en vez de Mickey?

      Eliminar
  5. Pues lo siguiente es el chonismo para bebés. Que no valéis para trendhunters de Prénatal, hombre...

    ResponderEliminar
  6. Pues no anda muy lejos, Ani. La chachez acecha en la zona 0-1 mes y toma forma de chandalitos morados, jerséis pistacho o vaqueritos con miles de bolsillos y cremalleras. ¡Unas cucadas!

    ResponderEliminar