22 octubre 2015

Mini-superhéroes.

Con la excusa de Halloween, hemos comprado un disfraz de superhéroe que, estando en el top 3 de mamá-sabes-una-cosa, no sé cómo no teníamos todavía.
Por supuesto, salimos de la tienda con él puesto -máscara incluida- para desconcierto de la dependienta, los clientes y los viandantes. Y, sobre todo, para risas de su madre.


Aunque ya se había disfrazado antes, esta vez fue distinto. Se metió de lleno en el papel. Interiorizó sin problemas el tema de la doble identidad, aunque a su modo: él sabía que no era Spiderman pero los demás no. Y así se paseaba él, henchido de orgullo y tieso como una vela, convencido de que lo tomaban por un auténtico superhéroe. “¡Hola señora! ¡Hola señor!” saludaba a los paseantes.
¡Cómo disfrutaba del anonimato con su mono y su capucha rojos! ¡Qué felicidad!

Pero había que tomar precauciones, no fueran a descubrir la verdad: “Mamá, córtame las etiquetas que se van a dar cuenta de que no soy Spiderman.”
Y le dio otra vuelta más, ante todo mantener su verdadera identidad de niño de 5 años en secreto, “No voy a tirar telas de araña porque no puedo y sabrán que no soy un superhéroe.”


Y aunque el traje nuevo tenga todas las papeletas para convertirse en una segunda piel (porque un gorro de lana sí pica pero con una capucha acrílica y rasposa que le deja medio bizco se puede jugar, ver la televisión, cenar y dormir), ¡poned un superhéroe en vuestras vidas!



¡Es un auténtico descojono!

13 comentarios:

  1. Me encantan! Alguna idea para super heroína?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otro día también había una niña, de unos 4 años, comprando el mismo disfraz de Spiderman, que era su favorito. Más graciosa, toda contenta con su compra.
      En la sección niñas tienes toda un universo princesil -que me hubiese vuelto loca de pequeña- pero nada de Superwoman, ni Viuda Negra ni Catwoman. Pero seguro que Julia está súper graciosa de bailarina-hada llena de destellos.

      Eliminar
  2. No me he reído mas en mi vida,al hulk pequeño le daba miedo el otro hulk ,su hermano y los saltos des de cualquier sitio alto (mesas ,escaleras....) de spiderman eran según el como si fueran de un 20 piso. La anciana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Menudo momentazo! ¡Qué risas con la pandilla!

      Eliminar
  3. El careto de hulk es lo único que no cambia de talla, así que a Simón le quedan los hulkagujeros de la nariz por la barbilla, y la frente la da la vuelta entera a la cabeza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor también lloraba por la claustrofobia que sentía dentro de esa capucha-bolsa de plástico.

      Eliminar
  4. A mi el que me acojona es el mini-Hulk de atrás. Si me lo cruzo por la city me cambio de acera, eso lo tengo claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si encima está con una rabieta, sales por patas.
      Bueno, eso también pasa cuando no va disfrazado.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Geniales, el dinero mejor gastado del año.

      Eliminar
  6. Mi favorito es MiniHulk,jajajaj, buenisima la foto, yo tambien voy a poner un miniheroe en mi vida...J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya que tienes, pon dos, J. Te vas a morir de risa.
      Por supuesto, queremos reportaje gráfico del momento.

      Eliminar