09 octubre 2014

Ecocochina.

¡Aprovechemos la energía de todos nuestros electrodomésticos! ¡Démosles un uso más! ¡Uno un poco guarro!


Y así es como a una señorita, tras repetir estas frases tres veces a medianoche delante de un espejo, se le ocurrió guisar pescado en su lavaplatos. Y tuvo tanto éxito que comenzó a escribir un blog, publicó un libro y ahora es la imagen de un anuncio de su electrodoméstico favorito.
Desconozco qué grado de posesión ecológica hay que tener para llevar a cabo semejante eco-guarrada porque yo lo tengo clarísimo. A mí la mezcla de comida reseca, platos sucios, cocción a baja temperatura, ecología y ahorro me parece espeluznante.



La mujer en cuestión tiene una pinta estupenda. Su cocina es ideal. Y el contenido de su lavavajillas antes de ser usado no se parece en absoluto a ninguno que haya tenido el placer de ver. Su antes es descaradamente mi después. Supongo que por eso se lanza tan alegremente a cocinar ahí dentro.
Aunque también puede ser que tenga dos y haya prescindido de la vitrocerámica y el horno. Entonces, en lugar de ser el súmmum del ahorro, es una despilfarradora de agua y energía, con el aparato encendido y consumiendo todo el día.


Visto el percal, a mí también se me ocurren unas eco-ideas estupendas para aprovechar la energía de forma alternativa y muy cochinamente.
- Usar el calor que despide la plancha una vez apagada para hacer deliciosos sándwiches con bien de mantequilla y queso. Y luego repasamos los puños de la camisa.
- Utilizar las pelusas de debajo de la cama como relleno de cojines (te llevará un tiempo).
- Hacer compost casero. En sólo tres meses tendremos el perejil más verde de todos los alfeizares del patio.
- Usar el agua de fregar los platos para llenar la bañera y darnos un relajante baño. No desperdiciaremos ni una gota y no nos sentiremos eco-culpables por el despilfarro acuático.
- Si el lavaplatos es cocción a baja temperatura, la lavadora es perfecta como olla exprés. Lavamos las sábanas y hacemos una deliciosa fabada asturiana.
- Procurar una nueva vida a los pelos del desagüe haciendo postizos para moños.
- Reutilizar el aceite de freír como mascarilla para cara, cuerpo, cabello. Y los restos del empanado son geniales porque así exfoliamos un poquito también.
- El agua caliente de la ducha es perfecta para descongelar alimentos. No le des más vueltas y mete los filetes contigo. En unos minutos, estarán listos para cocinar.
- No desperdiciemos microondas, en una misma tanda caben un montón de cosas: la leche del café, el potito del niño, las lentejas de ayer…


Así que no tengáis miedo al qué dirán. Si esta tía lo ha conseguido, todos podemos. Venderemos cada cochinada como verde y/o ahorro y el triunfo será nuestro. ¡De la fregadera al estrellato! ¡Ecopower!


16 comentarios:

  1. Jajaja cada vez que lo veía pensaba...soy yo la única que ve eso una guarrada???! Jajaja..ya veo que no xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bica, no estás sola! Somos muchos -un par que yo conozca- a los que les da tal asco que preferiríamos morir de inanición antes que probar un bocado de esa comida tan ecológica.

      Eliminar
  2. Menuda cerdada!! También se me ha ocurrido desalar el bacalao en la cisterna del inodoro y hacerte un jersey con las pelotillas de pelusa que aparecen en el ombligo.
    Mi teoría es que en otros países comen fatal y les parecerá una idea guay, pero aquí no, aquí somos de buen comer, y eso nos resulta aparte de cutre, una autentica gorrinada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! Me encantan tus eco-ideas. ¿Podrías hacerme un jersey de pelotillas ombligueras?

      Eliminar
  3. Menos mal que hay todavía gente como nosotros ( hay muchos mas lo se) que vemos que a parte de ser una guarrería es lo mas anti ecológico con lo que tarda el puñetero lavaplatos ,al que se le haya ocurrido semejante anuncio habría que colgarle de las pelotas ( es un decir que estoy un poco estresada también podía ser una tía a esa colgarle de donde queráis ) .Habreis notado que no me gusta el anuncio o sigo ? .La anciana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este blog puedes expresar libremente tu frustración, Vieille.

      A mí me parece una auténtica marranada y tampoco entiendo el ahorro porque mi lavaplatos tarda tres días en hacer el ciclo corto.

      Eliminar
  4. Que alivio, cada vez que veo el anuncio pienso que repelus comer eso, además de no distinguir lo que cocina, lo que contiene el bote, alguien lo sabe????? Me alegra saber que no soy la única que lo piensa, que tía cochina...J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. J., además ella parece encantada hincándole el diente a esa cosa, que yo también diría que es pescado para que dé aún más repelús.
      ¡Está llena de orgullo y satisfacción! No lo entiendo.

      Eliminar
  5. Yo creo que en el bote mete un lomo de pescado con verduras la muy cerda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, es pescado al lavaplatos.

      Eliminar
  6. (Que mal rato, no me dejaba publicar mi desmentido)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como te vea trajinando con el lavaplatos un tiempo que se salga de lo normal, no vuelvo a ir a comer a tu casa. Aunque creo que funcionaría mejor como amenaza que fuéramos todos los días. ¿no?

      Eliminar
  7. Yo pongo el bote de pescado encima del plus, y con el calorcito tengo la cena, al cabo de dos o tres días...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tu hogar oliendo a comida casera durante días no tiene precio.

      Siempre que llegas a casa,
      Me pillas en la cocina,
      Embadurnada de harina,
      Con las manos en la masa.

      Eliminar