30 octubre 2014

La mala ortografía.

Escribir bien está pasado de moda. Nadie parece prestar demasiada atención a lo que leerá el prójimo. Con lo poco que cuesta esmerarse y lo que se agradece un texto en condiciones.



La ortografía va de mal en peor y resulta sorprendente, considerando que nada está escrito directamente sobre el papel. Toda comunicación se realiza mediante dispositivos electrónicos con la función auto-corrector establecida por defecto. Ésta se dedica exclusivamente a señalar, descaradamente, cada una de nuestras faltas. Y sin embargo, permanecen ahí. Las puedes ver en cada e-mail, mensaje, whatsapp, documento o presentación. Y a nadie parece importarle demasiado. ¿En qué nos estamos convirtiendo? Si nuestros profesores de lengua levantaran la cabeza…

El asunto de las tildes está totalmente desbocado, como si fueran prescindibles. Una norma tonta que se inventaron hace siglos y de la que podemos pasar tranquilamente. Hoy en día, fijarse en esas cosas es de sibarita o de pringado, seguramente de ambos. Qué más dará ponerlas o no, si al final nos entendemos. Llegados a estos extremos de laxitud, sólo nos queda comer con los pies encima de la mesa y masticar con la boca bien abierta.

Además, la RAE no hace más que allanar el camino hacia el analfabetismo. Sus niveles de tolerancia están bajo mínimos. Han llegado a simplificar tanto sus usos que me estoy quedando desfasada con mi ortografía de EGB. Ahora resulta que todas las reglas que tuve que interiorizar durante mi escolarización están rayando el error ortográfico o gramatical. ¡Hasta aquí podíamos llegar! Porque anda que costaba mucho colocar una tilde a sólo de solamente o diferenciar éste -pronombre- de este –adjetivo demostrativo-.

Sin embargo, ni la flexibilidad académica ni la tecnología podrán hacernos todo el trabajo. ¡Oh! El resultado final dependerá, indefectiblemente, de los conocimientos ortográficos del autor. Si la memoria no alcanza a recordar las reglas más básicas, los textos estarán repletos de faltas muy graves. Lo peor, que nunca serán conscientes, tamaña dejadez a la hora de escribir implica que le relectura no forma parte de sus hábitos. Así, nos encontraremos con haber en lugar de a ver, y viceversa; echo y hecho intercambiados; porque, por que y por qué utilizados tan mal que se me saltan las lágrimas.


Y luego está la puntuación. Menospreciada, rebajada, denostada, apaleada, es la gran olvidada. Si no importan las tildes, cómo vamos prestar atención al punto y coma.
Estamos en una situación tan crítica que ni siquiera tienen la categoría de error. Así, cualquier escrito salpicado de comas sin orden ni concierto puede pasar por bueno sin que se mencione el tema. Ya no me atrevo a corregir los fallos de puntuación de un texto porque me miran raro, piensan que soy una petarda maniática. Aunque sea tan flagrante como SUJETO, VERBO. Semejante patada en la boca del estómago de la lengua española (y diría que en la del resto de idiomas) tendría que chirriar a cualquiera que tuviera el graduado escolar. Por eso creo que los concursantes de MYHYV son los escribanos de todos los despachos del país.


Personalmente, paso muchísima vergüenza ajena cuando leo algunos sacrilegios, aún sabiendo que al infractor le viene importando un auténtico carajo. Pero me agobia pensar que, como me descuide, puedo ser yo la que esté enviando semejante mamarracho y que al otro lado se encuentre alguien de mi calaña.



19 comentarios:

  1. Ola k dise,!Tescrivo desde el mObil-y haber qe porqe esta.mal oyes lolla!?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me disen ke es asin pero me se ase estranio.

      Eliminar
  2. Y por cierto, como bien dices, la RAE está de su lado, así que la outsider de las faltas eres tú. Ya lo siento, tía. Con lo bien que escribías...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo me jode! Me pone de muy mala leche. ¡Yo hago bien, cojones!

      Eliminar
  3. No he entendido media torta de lo que has escrito con tanta coma tanto punto tanto acento y tanta pollada que no vale par nada; aprende a escribir guapita de cara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú une los puntos que aparece una figura muy chula.

      Eliminar
  4. Yo lo intento el poner comas , tildes , puntos y comas y me encanta cuando leo algo bien escrito lo malo es que lo que no controlo es el teclado y para poner una tilde me vuelvo loca no se si primero es la tecla de la tilde o la de vocal al final desisto y seguro que seré criticada pero consciente; tu de todas maneras sigue insistiendo a ver si averguenzas a alguno de la RAE. La anciana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues habrá que aprender a manejar el iPhone, Vieille. No cuesta tanto, en serio.

      Eliminar
  5. Y de la RAE te puedes esperar cualquier cosa...Desde que admitieron "almóndiga" y "toballa" esto ya no es lo que era. La "cocreta" será la siguiente y si no al tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menudo chasco de peña, la verdad. Los tenía por gente más firme, yo devolvería el sillón a minúscula.

      Eliminar
  6. Menudo descubrimiento! Enhorabuena por tu blog! Ya tienes una nueva fan!
    Alicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Alicia, un placer tenerte por aquí.

      Eliminar
  7. No habría que decir "yo, bien"??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Maldición! Me has sembrado la duda. Sería un título con tanta puntuación como palabras...
      Consultando con @Fundeu, a lo mejor tengo que cambiarlo.

      Eliminar
    2. Creo que, cuando se omite el verbo, hay que poner una coma.

      Eliminar
  8. Hoy me han enseñado tu blog y ya está añadido a favoritos! LIKE!!
    Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien, Eva! Espero verte por aquí.

      Eliminar
  9. He perdido todo mi respeto a la RAE. Han incluído "papichulo", "amigovio", etc... Y lo que nos queda por ver... Cuánto daño ha hecho el reggaeton, madreeeee! M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué quiere decir papichulo? ¿Es necesaria una nueva entrada en el diccionario para eso?
      Comparto la decepción, M.

      Eliminar